Testimonio María D.P.

Jun 9, 2021

El camino comienza, separándome, luego de casi treinta años de casada con el padre de mis hijos. Conozco una persona, me deslumbra su personalidad, y su “aparente” contención afectiva. Luego de transcurrido el período de “bombardeo amoroso”, comienza la historia de ser la pareja de un psicópata narcisista, revelación, que fuevivida a lo largo de la relación, y con$rmada casi al $nal de la pareja. Esta etapa, duró 7 años.Luego de un período de encantamiento y enamoramiento, comenzaron a suceder diferentes conductas sin razón, y cambios emocionales, que iban de la ira al amor in$nito: esto marca la entrada al laberinto.

El laberinto en el que estuve, viví degradaciones, faltas de respeto a mi persona, como por ejemplo, no importar mis opiniones y decisiones de la vida cotidiana, manipulaciones y agresiones ‘sicas.En el laberinto, por los diferentes caminos que transitaba, me encontraba con esta persona, podía ser buena, o un mounstro. Era un camino perverso, donde vivía momentos lindos y momentos horribles, sin entender lo que sucedía. Seguí por naturalizar situaciones y por pensar que todo iba a cambiar.Cada vez, el laberinto, se ponía más complicado y más di’cil, sin encontrar la salida.Por recomendación de mi hija, encontré a Fundapap.

Fui a una reunión, pensando que no era el lugar que buscaba, hasta que comencé a escuchar los testimonios de mis compañeros: todos hablaban de lo que me estaba sucediendo en alguna medida. Fundapap, fue la señal en el laberinto, que me marcaba la salida de ese lugar.Reduciendo la historia, sin entrar en detalles poco felices, decidí salir y salí. Como el que salta de una montaña, como nadar bajo el agua, para mí, que no sé nadar, como dejar atrás un amor que pensaba que no iba a encontrar otro igual…..pero no!!! Eso noes verdad!!!

Es lo que te dice, es lo que ves en vos misma, es lo que quedó de vos, después de pasarpor un psicópata narcisistaPero hay una salida segura…. la que construís vos misma! con ayuda de profesionales yde la mano de alguien que te quiera; o sola, abrazándote vos misma.Se puede! Afuera del laberinto, está la vida!!! la libertad! estás vos! como antes, con alegría y decisiones propias! sin sobresaltos, más que tu risa y tus ganas de vivir! recicladas pero tuyas.Me armé de nuevo, pedí ayuda profesional y me rodeé de mi gente. Y no miré para atrás!

En ese laberinto, había estafas emocionales, amores con engaños, nada real!Lo acepté y seguí! Comencé a sanar! Se puede! Yo salí! Y vos también vas a salir!Te espero del lado de afuera del laberinto.

María D.P